Pronunciamiento de la Pastoral Anglicana de lo Social: Violencia armada en Tamaulipas

México, a 18 de octubre de 2017

Mami abrázame ¿nos van a matar? (Francisco 11 años)

El estado de Tamaulipas ubicado en el noreste de México tiene años registrando hechos violentos que ponen en evidencia la incapacidad del gobierno local y federal; grupos rivales de la delincuencia organizada pelean el estratégico paso fronterizo entre México y Estados Unidos ante la fundada sospecha de colusión de las autoridades.

Desde la noche del 15 y hasta el 18 de octubre la población de ciudad Río Bravo y de Reynosa ha vivido nuevamente la indefensión durante los enfrentamientos que arrebataron la vida a personas inocentes; especialmente en una secundaria donde un comando masacró a un estudiante y a un padre de familia de otro alumno, debido a que allí mismo se ocultaba un grupo rival.

La delincuencia organizada se desplaza y actúa en el estado de Tamaulipas imponiendo toque de queda, mientras que la autoridad responde con deficiente inteligencia; por otro lado, la mayoría de los medios electrónicos guardan un ominoso silencio.

En el contexto, Eugenio Hernández Flores ex-gobernador de la entidad, detenido el día 12 del mismo mes, consiguió que un juez suspendiera su prisión por peculado y lavado de dinero, sin embargo, seguirá preso por la solicitud de extradición de Estados Unidos.

Como personas de fe exigimos la paz con justicia y llamamos a la población a la esperanza con nuestro fraternal acompañamiento ante la intolerable situación que vive su comunidad, que damos a conocer a nuestros pares internacionales.

Por lo anterior denunciamos ante la opinión pública la indefensión de la ciudadanía del estado de Tamaulipas y exigimos a la Comisión Nacional de Seguridad que asuma su responsabilidad y garantice el bienestar, la protección y el libre tránsito de la población referida que vive atemorizada desde hace años.

Firmas:

Pastoral Anglicana de lo Social

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Alejandro Morales A.+ dice:

    Soy testigo de la violencia en Tamaulipas. Matamoros, Río Bravo, Reynosa, San Fernando, Valle Hermoso viven todos los dias balaceras que los cárteles de la droga realizan. Parece como si fuera una guerra civil, porque ellos pelean las plazas. Mueren narcos, soldados, policías e inocentes. He escuchado lamentos de personas que han comentado- ” nos estamos quedando sin jóvenes”- porque los cárteles reclutan jovenes de 12 a 18 años para que sean sicarios de los cárteles de la droga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *